30 septiembre, 2020

Google Knowledge Vault: La base de conocimientos en la que no intervienen humanos

Un bot recolectando y almacenando información no es nada nuevo. De hecho, la mayoría funciona siguiendo ese patrón. ¿Pero qué sucede cuando un sistema automático obtiene información parabrindar hechos, e interpretarde manera natural las peticiones de los usuarios? En ese caso, nace algo comoKnowledge Vault, una base de conocimientos de Google quese está creando sola.

logo67

Ve a Google y busca algo. No importa si es el número atómico del paladio, la capital de Malasia, cuántos kilómetros hay en 57 millas, o la edad de Mick Jagger. Esos datos específicos son complementados con información relevante, proveniente de múltiples portales, bajo el ala de lo que Google llama Knowledge Graph. La idea es que el usuario reciba todo el material que necesita a partir de una sola búsqueda, optimizando su experiencia en la Web. Por supuesto, existen diferentes niveles de “certeza” sobre el material presentado, y de las 1.600 millones de entradas en Knowledge Graph, 271 millones tienen un nivel superior al 90 por ciento. No está nada mal, pero el problema principal en esta base de conocimientos es que requiere asistencia humana para crecer y volverse más precisa.

0135-550x412

Dicha asistencia tiene límites, y para dejarlos atrás, la solución es implementar sistemas automáticos de recolección, aprendizaje e interpretación. En otras palabras, la solución esKnowledge Vault, un proyecto al que Mountain View ha descrito como el repositorio de conocimiento estructurado extraído en forma automática más grande del mundo. Por el momento, Graph posee más datos que Vault, pero esa diferencia no va a durar mucho tiempo. Una de las funciones elementales de Knowledge Vault es hacerse cada vez más grande, acumulando hechos e información general de páginas web a diferentes niveles. Con una base semejante a disposición, los asistentes virtuales podrían evolucionar de tal modo, que Siri y Google Now se convertirían en herramientas obsoletas de un día para el otro.

Obviamente, todo tiene una letra pequeña a seguir, y Knowledge Vault no es la excepción. Su sistema de recolección no discrimina, y además de datos públicos, existe la posibilidad de que asimile elementos extraídos fuentes más delicadas, como por ejemplo Gmail, Google Plus o YouTube. Un detalle muy interesante para destacar es que Google no está solo en esta clase de iniciativas. Ya hemos visto lo que puede hacer IBM Watson, y también hay competidores directos como Facebook, Amazon y Microsoft, que están desarrollando bases similares para sus servicios. Una base de datos con todo el conocimiento de la Web. Es asombroso… y al mismo tiempo da un poco de miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*